El ejercicio que mejora el colesterol, el estado físico y la autoestima tras la menopausia

Bailar es un ejercicio que, en mujeres posmenopáusicas, puede mejorar los niveles de colesterol, el estado físico, la composición corporal y, en el proceso, aumentar la autoestima, de acuerdo con un estudio que se publica en «Menopause», la revista de The North American Menopause Society (NAMS).

Después de la menopausia, es más probable experimentar aumento de peso, incremento de la adiposidad corporal general / central y alteraciones metabólicas, como subida de los triglicéridos y el colesterol malo. Coincide que en este mismo periodo, las mujeres suelen reducir la actividad física, lo que se traduce en una disminución de la masa magra y un mayor riesgo de caídas y fracturas. Todos estos cambios juntos aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Se ha demostrado que la actividad física contribuye a minimizar algunos de los inconvenientes de salud asociados con la menopausia. Este nuevo estudio, que duró 16 semanas, se centró en analizar los efectos de bailar tres veces por semana durante 90 minutos cada día en la composición corporal, el perfil metabólico, la aptitud funcional y la autoimagen / autoestima de 36 mujeres posmenopáusicas con una edad media de 57 años. Los parámetros evaluados previamente y al finalizar el estudio fueron composición corporal (grasa corporal y masa magra), lípidos en sangre, aptitud funcional, autoimagen y autoestima.

Lo resultados mostraron una reducción de los triglicéridos, aumento del colesterol bueno, mejor coordinación, agilidad, capacidad aeróbica y rendimiento físico general.

Bailar además puede ser una opción atractiva porque es una actividad placentera con bajo riesgo de lesiones. «Este estudio destaca la viabilidad de una intervención simple, como una clase de baile tres veces por semana, para mejorar no solo el estado físico y el perfil metabólico, sino también la autoimagen y la autoestima en mujeres posmenopáusicas. Además de estos beneficios, las mujeres probablemente también disfrutaron de un sentido de camaradería por la experiencia compartida de aprender algo nuevo», señala la doctora Stephanie Faubion, directora médica de NAMS.