Finis Terrae III, un superordenador para combatir el Covid y el cáncer

Hasta 4.360 billones de operaciones matemáticas por segundo. Esta es la mareante cantidad que es capaz de resolver Finis Terrae III , la última generación, recién estrenada, de uno de los supercomputadores más potentes de nuestro país. Gracias a esta tecnología de última generación, cientos de científicos podrán avanzar en campos como la predicción meteorológica, la investigación médica, el cambio climático, el estudio de las pandemias, la gestión de recursos pesqueros, inteligencia artificial o el desarrollo de edificios y centros de trabajo inteligentes. El Finis Terrae III, que trabaja casi al cien por cien de su capacidad durante 24 horas, 365 días al año, es trece veces más potente que su predecesor y hasta cinco veces más eficiente a nivel energético, explica Lois Orosa, director del Centro de Supercomputación de Galicia (Cesga), que alberga este superordenador: «Esta evolución nos va a permitir resolver muchos cálculos más rápidamente, un factor clave en muchas investigaciones, pero también abordar problemas que antes eran inasumibles». En 2021, trabajaron con 41 institutos y laboratorios de diversas disciplinas En la mejora de este superordenador –en sentido literal, pues solo la parte de computación y almacenamiento ocupa más de 345 metros cuadrados, a los que hay que sumar los equipos de apoyo, refrigeradores…–, se han invertido unos siete millones de euros, aportados por los fondos europeos Feder (5,6 millones, un 80% del total), la Xunta de Galicia (1,05 millones, el 15%) y el CSIC (0,35 millones, un 5%). Entre los principales usuarios de esta computadora están Meteogalicia , que podrá ofrecer una predicción aún más precisa, pero también varias universidades españolas y europeas, así como el propio CSIC y organismos dependientes de este. La Fundación Pública Gallega de Medicina Genómica, por ejemplo, realiza a través de estos sistemas análisis del genoma para la sanidad gallega. Otros grupos trabajan en la investigación del cáncer y la monitorización de la epidemia por SARS-CoV-2 en Galicia. En 2021, trabajaron con 41 centros, institutos y laboratorios de diversas disciplinas. Simulador cuántico Con esta mejora, destaca Orosa, esperan poder acoger más proyectos de innovación y fortalecer las capacidades de la inteligencia artificial. «La demanda de este tipo de servicios aumenta cada año, si queremos hacer investigaciones de impacto y seguir siendo competitivos lo ideal sería actualizar los sistemas cada cuatro años», destaca el responsable del centro. 345 metros cuadrados Es lo que ocupan solo el almacenamiento y la computación Otra de las novedades que convierte al Finis Terrae III, uno de los catorce nodos de la Red Española de Supercomputación, en una infraestructura única es que cuenta con un simulador cuántico de 30 qbits, el primero de su clase en España , que permitirá abordar, al menos potencialmente, subraya Orosa, problemas que tardarían años en resolverse, en el caso de que se pudiese, con un ordenador superpotente tradicional. Aunque el Cesga existe desde 1992, el primer Finis Terrae empezó a funcionar como tal en 2007. Su filosofía sigue siendo la misma: ser el fin del mundo conocido y el comienzo de cada vez más nuevas investigaciones.