La UE acelera sus planes para disponer de una fuerza propia de 5.000 soldados

La Presidencia semestral francesa se propone lograr que se apruebe la ‘brújula estratégica’ de la Unión Europea, que describe las líneas esenciales de su papel en el mundo, incluyendo la creación de una fuerza rápida de 5.000 soldados que sea posible desplegar en situaciones de crisis. Los ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa están reunidos durante dos días en el puerto francés de Brest para discutir informalmente sobre ello y según el Alto Representante, Josep Borrell «las cosas están yendo bien» ya que «los acontecimientos que estamos presenciando son un gran incentivo para desarrollar este tipo de capacidades» para la Unión.

Borrell aseguró en una rueda de prensa después de reunirse con los titulares europeos de Defensa que está convencido de que esa fuerza de reacción rápida europea será una parte importante del documento sobre la doctrina estratégica europea y, a pesar de que algunos países han expuesto varias precisiones, «ninguno de esos cambios afecta a la idea de una fuerza de despliegue rápido». Los cambios que se conocen hacen referencia sobre todo a la situación que plantean las tensiones con Rusia.

La ‘brújula estratégica’ está siendo elaborada desde que se envió a los gobiernos una primera versión en noviembre y se calcula que puede ser aprobada después del Consejo Europeo de marzo. Florence Parly, la ministra francesa de Defensa, confirmó que este documento, «ambicioso y concreto en cada uno de sus objetivos, constituye nuestra primera prioridad» este semestre.

Algunas de las enmiendas que se han introducido en el documento se refieren a la situación creada por las tensiones con Rusia por Ucrania y por ello se recoge una mención expresa del apoyo a los países de la Europa oriental.

Lo que se ha filtrado hasta ahora del documento elaborado esencialmente por el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) junto a las agencias nacionales de seguridad recoge conceptos como el de que «la UE tiene que aumentar su presencia, eficacia y visibilidad en el escenario global a través de esfuerzos e inversiones conjuntas», y por ello «debemos actuar como un actor político fuerte y coherente para defender los valores y principios que sustentan nuestras democracias, apoyar la paz y la seguridad internacionales y asumir una mayor responsabilidad para la seguridad de Europa y sus ciudadanos».

Compromisos
Entre los cambios que se han añadido a última hora figura una referencia a que «la manipulación e interferencia de información extranjera, así como los instrumentos militares convencionales, son parte de la realidad al tratar con Rusia». También se reafirma que «la UE está abierta a un compromiso selectivo con Rusia en áreas de nuestro interés mientras rechaza los actos rusos ilegales, provocaciones y perturbaciones contra la UE, sus estados miembros y terceros países».

Aunque el asunto afecta sobre todo a Alemania, los ministros hablaron también del nuevo gasoducto Nord Stream 2 que une directamente los yacimientos rusos con los consumidores alemanes, pero que todavía no ha podido entrar en servicio a falta de la autorización de los reguladores. En estos momentos de gran demanda y precios altos, se ha convertido en una infraestructura muy discutida y que según Borrell su apertura «dependerá del desarrollo de los acontecimientos en Ucrania y de la actitud de Rusia. No estamos pensando por un lado en imponer sanciones y, por otro, en abrir una infraestructura. Está relacionado con la situación militar en Ucrania, es obvio».