«Las protestas del Maidán quedan lejos. Esto es una guerra»

Estas noches, los disparos de artillería sobre Lysychansk están siendo una furia. Las horas muertas retumbando a truenos a lo lejos, las sirenas antiaéreas enloquecen a los perros. Los rusos han penetrado este jueves en Rubizhne, a menos de 21 kilómetros por carretera y también en Voevodivka, solo a 13 kilómetros. Ahí al lado. Se cree que el enemigo está concentrándose en este cerco para rendir de una vez por todas Lysychansk, desde donde no hay posibilidad de evacuar a civiles desde el domingo porque las fuerzas mandadas por el Kremlin tienen cegada a trallazos la llamada ‘ruta de salvación’ que la une con Bakhmut. Allí se ha instalado el Primer Hospital Móvil de Voluntarios de Pirogov con médicos que… Ver Más