Los datos que muestran por qué la guerra aérea de Putin en Ucrania se ha convertido en un gran fracaso

Rusia ha disparado más misiles en la guerra de Ucrania que en cualquier otro conflicto desde la Segunda Guerra Mundial, un récord, que no estaría estaría dando el resultado esperado a Moscú, según nuevos datos obtenidos por Newsweek.

«Solo piense en esta terrible cifra: 2.154 misiles rusos impactaron en nuestras ciudades y comunidades en poco más de dos meses», dijo la semana pasada el presidente ucraniano Volodimor Zelenski. «El bombardeo ruso de Ucrania no cesa ni de día ni de noche». Pero esta campaña de bombardeos ha hecho poco para ayudar a ganar la guerra a Putin.

Además, este dudoso récord mundial de Rusia en la acumulación de ataques con misiles se produce cuando el presidente Zelenski anunció que su país destruyó su avión ruso número 200, un resultado vergonzoso para una fuerza aérea que es 15 veces más grande que la de Ucrania.

«La Fuerza Aérea Rusa todavía no muestra signos de llevar a cabo una campaña que obtenga la superioridad aérea», dice el mariscal del aire británico retirado Edward Stringer. «Campaña» en este contexto significa un esfuerzo metódico para destruir las defensas aéreas de Ucrania, en particular las rutas de comunicación y alerta temprana que se necesitan para dar señales a los misiles tierra-aire y permitir que los defensores sepan cuándo y de dónde vienen los aviones.

«Obtener el control de los cielos para proteger a los soldados de los ataques aéreos», dice un alto general retirado de la Fuerza Aérea de EE. UU. que supervisó las guerras aéreas estadounidenses en Irak, Kosovo y Afganistán. Después de 48 horas de ataques a las defensas aéreas ucranianas en la salva inicial de la guerra, Moscú pareció renunciar a cumplir con este requisito.

Los rusos atacaron aeródromos y sitios de defensa aérea en los primeros dos días, pero en su mayoría no hicieron un seguimiento. La pequeña fuerza aérea de Ucrania estuvo en gran parte en tierra, pero a Kiev se le dio la oportunidad de adaptarse, especialmente en su dispersión de misiles de defensa aérea, en particular los que se disparan desde el hombro. Esto creó lo que Stringer llama «la superioridad aérea del hombre pobre».

Rusia voló cada vez menos aviones de bombardeo más allá de las líneas del frente de su propio ejército, poco más del 10 por ciento del número total de salidas realizadas, según cifras de inteligencia estadounidenses examinadas por ‘Newsweek’. Los ataques de largo alcance contra los llamados «objetivos estratégicos» continuaron, pero se llevaron a cabo mediante una combinación de misiles lanzados desde el aire, el mar y la tierra.

La fuerza aérea rusa es en gran medida un complemento de las fuerzas terrestres, que apoya a los comandantes terrestres en sus misiones, en lugar de una entidad independiente con una doctrina y una estrategia de apoyo a objetivos de guerra más amplios fuera del campo de batalla. Rusia tiene una fuerza de bombardeo, una que va más allá del campo de batalla para atacar objetivos «estratégicos» (cuarteles generales y bases militares, capacidades industriales, petróleo y electricidad, y la red de transporte), pero no ha logrado desarrollar un arma de costo relativamente bajo (similar a la bomba guiada por satélite de EE. UU.) que pueda usar en abundancia para atacar con precisión a dichos objetivos.

«Y luego está la cuestión de qué están atacando [los rusos] y cuáles son sus intenciones incluso cuando tienen éxito», comenta a ‘Newsweek’ un funcionaro estadounidense. «Durante un par de días, son los aeródromos y las defensas aéreas. Luego, el énfasis cambia a los depósitos de municiones, luego al petróleo, luego a las fábricas, luego a la red de transporte. En cada caso, no estamos viendo ataques efectivos y estamos viendo poco o ningún seguimiento. en huelgas».

De las aproximadamente 20.000 salidas que la fuerza aérea rusa ha realizado hasta ahora en la guerra de Ucrania, menos de 3.000 han entrado al espacio aéreo ucraniano. ¿Rusia tiene miedo de las defensas aéreas de Ucrania, o es más algo intencional porque se supone que los misiles son el arma predominante y pueden dispararse a larga distancia?

Por ahora, una consecuencia no deseada de la guerra aérea de Ucrania es doblemente desastrosa para Moscú. Nadie que pueda permitirse lo contrario querrá comprar armas rusas en el futuro. Rusia es el segundo mayor exportador de armas del mundo después de Estados Unidos, y nada en el curso de la guerra es un buen augurio para su futuro en este sector.