Los problemas de salud de Putin y sus continuas visitas a médicos estarían llevando al Kremlin al caos

El control del poder del presidente Vladimir Putin se está desvaneciendo y tiene que tomar descansos regulares para recibir tratamiento médico, según ha contado el exespía británico Christopher Steele.

«Entendemos que hay un desorden y un caos cada vez mayores en el Kremlin», dijo Steele en una entrevista con la cadena de radio británica LBC la semana pasada. «No hay un liderazgo político claro proveniente de Putin, que está cada vez más enfermo, y en términos militares, las estructuras de mando y demás no funcionan como deberían», añadió el expía.

Steele es un exagente del MI6 que trabajó durante muchos años en Rusia, incluso dirigiendo la oficina rusa de la agencia de espionaje durante tres años. No citó sus fuentes, pero dijo que estaba «bastante seguro» de sus afirmaciones. El principal portavoz de Putin, Dmitry Peskov, ha negado repetidamente cualquier problema de salud del líder ruso.

«Lo que sí sabemos es que un equipo de médicos lo acompaña constantemente», apuntó Steele. Las reuniones gubernamentales, muchas de las cuales son televisadas, deben dividirse en secciones para que Putin pueda salir y recibir tratamientos regulares, afirmó Steele.

«Ciertamente está teniendo un impacto muy serio en el gobierno de Rusia en este momento», dijo. Es poco probable que Putin se retire de Ucrania «debido al tipo de rincón político en el que se ha metido», señaló Steele. Agregó: «Probablemente esté impulsando su deseo de solidificar su legado tal como él lo ve».

Los rumores sobre la salud de Putin han circulado durante meses. El 14 de mayo, el jefe de inteligencia militar de Ucrania, el mayor general Kyrylo Budanov, indicó a Sky News que Putin está «muy enfermo» y sugirió que se está produciendo un golpe de Estado en el Kremlin.

Esos rumores aumentaron después de que recientes apariciones en televisión revelaran que Putin p
arecía dolorido, inquieto e hinchado. Esto llevó a especular que el presidente podría tener demencia, Parkinson o cáncer.

En su entrevista con LBC, Steele dio crédito al rumor de Parkinson y dijo que Putin tiene «probablemente» esa enfermedad. No obstante, «no sabemos los detalles exactos de cuál es su dolencia», dijo Steele.

En abril, una investigación en profundidad realizada por el medio ruso independiente ‘Proekt’ también encontró, al examinar los registros de vuelo, que Putin ha tenido durante la última década un séquito médico, con hasta una docena de médicos con él en cualquier momento, incluidas numerosas visitas de un especialista en cáncer de tiroides.