Trump cambia de versión y dice que había desclasificado los documentos registrados en su mansión

Con el paso de los días, el escándalo sobre el registro a la mansión de Donald Trump en Florida se enturbia. El expresidente defendió este fin de semana que los documentos que incautaron los agentes del FBI en Mar-a-Lago, su club privado y residencia,, ya habían sido desclasificados, en un nuevo cambio de su versión sobre el asunto. Los agentes se personaron el lunes pasado con una orden de registro autorizada por un juez y se llevaron una docena de cajas con materiales y documentos, después de una disputa que se ha alargado durante muchos meses entre Trump y los Archivos Nacionales. Según la legislación estadounidense, todos los documentos y materiales relacionados con el ejercicio de las funciones de presidente deben ser preservados en los Archivos Nacionales. Al parecer, Trump se llevó muchos de ellos a Mar-a-Lago y los Archivos Nacionales se los reclamado durante meses. En enero de este año, Trump devolvió quince cajas con documentos, pero los Archivos Nacionales estaban convencidos de que había más por recuperar. El caso acabó en el Departamento de Justicia ,que acabó por visitar la residencia del expresidente en Florida. Algunos de esos documentos, creían los investigadores, podían ser clasificados y de naturaleza sensible para la seguridad nacional. Fue entonces cuando empezó el baile de versiones. Los abogados de Trump aseguraron en junio a los investigadores que todos los documentos marcados como clasificados y almacenados en cajas en Mar-a-Lago habían sido devueltos. El Departamento de Justicia y el FBI sospecharon que no fue así, buscaron una autorización judicial para el registro, la consiguieron y realizaron la operación. Trump y sus aliados republicanos denunciaron el registro como un intento de «persecución política. En un comunicado, el expresidente aseguró que había «trabajado y cooperado» con las agencias gubernamentales en el caso. Buena parte de sus ataques fueron contra el fiscal general, Merrick Garland, al que acusaron de «politización» de la justicia. Los republicanos del Congreso exigieron -y lo siguen haciendo- que dé explicaciones en sede legislativa. Garland, en una decisión poco frecuente, compareció para reconocer que dio su visto bueno a la operación y que no daría detalles del caso, que está bajo investigación. Pero sí que solicitaría la publicación de la orden de registro. Cuando el juez dio el visto bueno, se comprobó cómo el FBI había encontrado en su registro documentos considerados clasificados , entre otros, algunos relacionados con armas nucleares. Pero no se dio a conocer ni su contenido concreto ni tampoco el afidávit de los investigadores para justificar ante el juez la necesidad del registro. Fue encantes cuando Trump, a través de un comunicado de su oficina a la cadena Fox, anunció que, en todo caso, cualquier documento encontrado en Mar-a-Lago no tenía la naturaleza de clasificado. «De vez en cuando todos nos tenemos que llevar trabajo a casa . Los presidentes estadounidenses no son una excepción», decía el comunicado, que aseguraba que había una «orden en vigor» por parte de Trump para que cualquier documento que saliera de su oficina y fuera a parar a su residencia ya no se considerara clasificado. El proceso de desclasificación de documentos, a pesar de los amplios poderes del presidente de EE.UU., son más complejos, en especial para aquellos de naturaleza sensible para la seguridad nacional. Y, en cualquier caso, la retención de las documentos en su residencia seguiría siendo una violación de la Ley de Documentos Presidenciales. Los demócratas se apresuraron a criticar la explicación de Trump. Adam Schiff, que preside el comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, la calificó de «absurda» aseguró que no había ninguna prueba de que Trump hubiera desclasificado esos materiales. Este domingo, Trump dio una vuelta de tuerca más al asunto y aseguró que los documentos que el FBI se llevó están protegidos por la normativa que protege las relaciones entre abogado y cliente y por el privilegio ejecutivo de los presidente. «Pido respetuosamente que eso documentos se devuelvan de forma inmediata al lugar en el que estaban», dijo en un mensaje en su red social, Truth Social.