Una investigación en gemelos revela qué dieta mejora la salud cardiovascular en solo 8 semanas

Comer menos carne mejora la salud cardiovascular. Así lo reflejan diferentes estudios sobre la dieta, que, a menudo, se ven obstaculizados por factores como las diferencias genéticas, la educación y las elecciones de estilo de vida. Para controlar estos factores, investigadores de Stanford Medicine realizaron un estudio sobre elección dietética con 22 pares de gemelos idénticos , ya que comparten genoma, crecen en los mismos hogares y su estilo de vida es similar. Descubrieron que una dieta vegana mejora la salud cardiovascular en tan solo ocho semanas. Los resultados se publican este jueves en ‘JAMA Network Open’. «Este estudio no solo proporcionó una forma innovadora de afirmar que una dieta vegana es más saludable que la dieta omnívora convencional, sino que también fue un gran placer trabajar con los gemelos. Se vestían igual, hablaban igual y bromeaban entre ellos de una forma que solo puede ser si pasaban una cantidad excesiva de tiempo juntos», afirma el doctor Christopher Gardner, profesor de Medicina en Stanford. El ensayo, realizado de mayo a julio de 2022, contó con 22 pares de gemelos idénticos, sanos, sin enfermedades cardiovasculares, del Registro de Gemelos de Stanford (una base de datos de gemelos idénticos que aceptaron participar en estudios de investigación) y emparejaron a un gemelo de cada par con una dieta vegana u omnívora. Ambas dietas eran saludables , repletas de verduras, legumbres, frutas y cereales integrales y carentes de azúcares y almidones refinados. La dieta vegana se basaba exclusivamente en plantas y no incluía carne ni productos animales como huevos o leche. La dieta omnívora incluía pollo, pescado, huevos, queso, lácteos y otros alimentos de origen animal. Durante las primeras cuatro semanas, un servicio de comidas entregó 21 raciones por semana: siete desayunos, almuerzos y cenas. Durante las cuatro semanas restantes, los participantes cocinaron sus alimentos. Pusieron a disposición de los gemelos un dietista para ofrecer sugerencias y responder preguntas sobre las dietas durante la duración del estudio. Los participantes fueron entrevistados sobre su ingesta dietética y llevaron un registro de los alimentos que comieron. Cuarenta y tres participantes completaron el estudio que, según Gardner, demuestra lo factible que es aprender a preparar una dieta saludable en cuatro semanas. «Nuestro estudio utilizó una dieta generalizable que es accesible para cualquier persona, porque 21 de los 22 veganos siguieron la dieta. Esto sugiere que cualquiera que elija una dieta vegana puede mejorar su salud a largo plazo en dos meses, y se observan mayores cambios en el primer mes», asegura Gardner, profesor en el Centro de Investigación de Prevención de Stanford. Los autores encontraron la mayor mejora durante las primeras cuatro semanas del cambio de dieta. Los participantes con una alimentación vegana tenían los niveles de colesterol ‘malo’ (LDL), insulina y peso corporal significativamente más bajos que los participantes omnívoros. En tres momentos (al comienzo del ensayo, a las cuatro semanas y a las ocho semanas), los investigadores pesaron a los participantes y les extrajeron sangre. El nivel inicial promedio de colesterol ‘malo’ para los veganos fue de 110,7 mg/dL y de 118,5 mg/dL para los participantes omnívoros; cayó a 95,5 para los veganos y 116,1 para los omnívoros al final del estudio. El nivel óptimo de LDL saludable es inferior a 100. Los participantes veganos también mostraron una caída de alrededor del 20% en la insulina en ayunas (un nivel alto es un factor de riesgo para desarrollar diabetes) y también perdieron un promedio de 1,9 kilos más que los omnívoros. «Con base en estos resultados y pensando en la longevidad, la mayoría de nosotros nos beneficiaríamos si adoptáramos una dieta más basada en plantas», apunta Gardner. Los participantes veganos (y los omnívoros hasta cierto punto) hicieron las tres cosas más importantes para mejorar la salud cardiovascular, según Gardner: redujeron el consumo de grasas saturadas, aumentaron la fibra dietética y perdieron peso. Gardner enfatiza que aunque la mayoría de las personas probablemente no se vuelvan veganas, un empujón en la dirección de una dieta basada en plantas podría mejorar la salud. «Una dieta vegana puede conferir beneficios adicionales, como un aumento de las bacterias intestinales y la reducción de la pérdida de telómeros, lo que retarda el envejecimiento del cuerpo«, señala Gardner. «Lo que es más importante que volverse estrictamente vegano es incluir más alimentos de origen vegetal en su dieta. Divertirse con comidas veganas multiculturales como el masala indio, los salteados asiáticos y los platos africanos a base de lentejas puede ser un excelente primer paso«, aconseja Gardner, que ha sido »mayoritariamente vegano« durante los últimos 40 años.